Bernard Benbassat propone una enseñanza basada en el aprendizaje en vivo, que incluye la teórica y favorece la práctica.

El trabajo en cocina contiene por sí mismo la teórica necesaria. Éste enfoque presenta enormes ventajas de ahorro de tiempo y recursos económicos, constituyendo una auténtica revolución pedagógica.

Con este método los alumnos no tienen tiempo de aburrirse, ponen muchísimo más interés y se identifican en seguida y a fondo con la realidad profesional.

Con toda certeza, la línea pedagógica que proponemos, es una línea de futuro; que se introducirá en los centros de enseñanza de cocina y hostelería.

Los cursos se diseñan a medida, según las necesidades, la disponibilidad y la economía de cada uno.